One of our representatives will happily contact you within 24 hours.
For urgent needs call us at

(646) 943-1502

Blog DMA New York


Inicio

EL SEXO NO TIENE EDAD



La sexualidad forma parte integral de los seres humanos. No importa en que momento o etapa de la vida este, una persona no puede no tener sexualidad. El cuerpo, el deseo, el placer, todo se sincroniza de forma exacta para permitir a las personas desear, tener y disfrutar de su sexualidad.

Como todos los aspectos de nuestra vida, la sexualidad cambia con la edad de la misma forma que cambia nuestro cuerpo, nuestras preferencias, nuestro estilo de vida, y todo para permitirnos actuar y disfrutar a la altura de nuestras expectativas.

Así lo corrobora un informe de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFYC), que afirma que un 60% de los españoles mayores de 65 años mantiene relaciones sexuales una media de una vez a la semana y esta frecuencia en la actividad sexual se mantiene durante el resto de sus vidas.
En décadas pasadas las personas de la tercera edad disminuían su actividad sexual, sin embargo se ha demostrado que las razones por la que dejaban de lado su vida sexual nada tenia que ver con su cuerpo o su capacidad de sentir y disfrutar de su vida sexual; lo hacían por prejuicios sociales y culturales que les condicionaba a no disfrutar del sexo por que están en una edad madura. Esas creencias sociales y culturales se han ido perdiendo con el tiempo y los hombre y mujeres de edad madura no sacrifican su derecho a disfrutar del sexo y lo hacen con mucho placer, favorecidos por que la sexualidad en la tercera edad no solo deje de ser un tabú, sino que se practique con mayor frecuencia, no solo entre parejas casadas, sino también entre solteros y viudos.

Si bien es cierto que las razones por las que tradicionalmente las personas dejaban de lado su sexualidad durante la tercera edad solo era por mitos sociales y culturales, también es cierto que la sexualidad de un niño no se vive igual que la de un adolescente y que la de un joven no se vive igual que la de un adulto mayor.

A medida que pasan los años, para tener un sexo gratificante, es necesario hacer cosas diferentes entre las sábanas. El envejecimiento trae consigo una serie de cambios fisiológicos que, por supuesto, condicionan la actividad sexual, pero, sin embargo, la pérdida del deseo sexual suele venir provocada por enfermedades o ciertos factores psicológicos condicionados, en muchas ocasiones, por miedos o falsas creencias. Es indiscutible que con los años el deseo sexual no desaparece, sin embargo debemos entender que para disfrutar de una sexualidad plena es preciso reconocer y adaptarse a los cambios físicos que se producen en el organismo con la edad.

Para mantener una vida sexual activa y satisfactoria en la tercera edad es necesario, en primer lugar, conocer los cambios que ocurren en las personas de edad avanzada, que pueden ser cambios propios de la edad, cambios causados por enfermedades o cambios provocados por el consumo de algunos medicamentos. Conocer el origen y la naturaleza de estos cambios es clave para entender y comprender como podemos manejarlos correctamente y poder seguir disfrutando del sexo. Para esto siempre es importante consultar con un médico ya que recibir un tratamiento adecuado es la mejor forma de actuar.

En general las personas en la tercera edad no buscan información o ayuda para entender y manejar sus cambios sexual por vergüenza a preguntar cosas que le preocupan o le inquietan sobre su sexualidad y su vida sexual. Pero debemos recordad que tener respuestas para estas preguntas es clave. Es importante entender que los temores, vergüenzas y los tabúes sociales y culturales o el pudor a hablar de ciertos temas que se consideran muy íntimos, hacen que mucha gente decida auto medicarse para tratar de solucionar sus problemas y ponen en riesgo su salud mientras que otros prefieren no hacer nada y dejan de lado su vida sexual. En estos casos no es la edad lo que termino su vida sexual lo fue el haber tomado la decisión de no buscar información por vergüenza o temor.

Es muy, muy muy importante que las personas conozcan y entiendan los cambios que se producen en su cuerpo ya que cada cuerpo responde de forma diferente y lo que le ocurre a él o a ella no necesaria mente es lo que me está ocurriendo a mí porque sin importar la edad o el sexo, cada cuerpo es diferentes y tenemos que ser conscientes de ellos para readaptar nuestros hábitos sexuales y poder seguir disfrutando del sexo como cuando se era joven o, porque no, “aún mejor”.

Dr. Carlos Maldonado Ph. D
Medico/Sexólogo

www.SexoSiempre.com